fbpx

Como parte de las actividades que IntegraRSE e Ilunka organizamos entorno al #8M y #9M a principios de semana tuvimos dos conversatorios, uno con mujeres y otro con un grupo de hombres, con el objetivo de abrir un espacio de intercambio de pensamientos, ideas y escuchar de ellas y ellos cómo podemos cambiar la realidad que se vive día a día en el entorno laboral para propiciar una auténtica igualdad.

Éstas fueron las conclusiones…

Por parte del grupo de hombres se reconoció que, aunque tienen interés de participar como aliados de las mujeres y el pensamiento feminista, no conocen espacios en donde ellos puedan aprender más sobre este tema, existe cierto temor a faltarle el respeto al movimiento porque no hay realmente un lugar en donde ellos puedan aprender sin que se sientan juzgados. Por eso, sugieren que se abran espacios de reflexión en las empresas en donde ellos mismos pudieran diagnosticar y entender el estado de igualdad / desigualdad de la misma.

Entre otros temas, también consideran aprender sobre estos temas desde una perspectiva académica, temas como micromachismos o estrategias de cómo reaccionar ante una situación desigual sin ser confrontativo o generar más violencia.

En este sentido, visibilizar las desigualdades son una preocupación que se presenta de manera generalizada, por lo cual se sugirió que las empresas habiliten canales internos como el buzón de quejas y sugerencia de la empresa, no solamente para denunciar los comportamientos de acoso o desiguales, sino también como un buzón de preguntas en donde puedan de forma individual e incluso anónima externar dudas de cómo pueden tener un lenguaje más incluyente, cómo podrían contrapesar decisiones desiguales o tomar decisiones con perspectiva de género.

Llama la atención también que requieren los hombres tener un conocimiento más profundo de las nuevas masculinidades para saber no solamente los comportamientos que no funcionan sino cómo sí pueden ellos comportarse distinto para crear ambientes más igualitarios e incluyentes no sólo en el ámbito profesional, sino también familiar.

La empresa tiene un papel importante en generar igualdad no solamente a través de posiciones laborales abiertas a mujeres, especialmente en ciencias e ingeniería, sino también al ser un ente impulsor del rol familiar que implica ejercer la paternidad corresponsable, ayudando a mitigar las cargas de trabajo del llamado “segundo turno” de las mujeres, permitiéndoles tomar a los hombres días y permisos para involucrarse más en las tareas de la familia.

En el caso de las mujeres encontramos en ellas que, si bien hay una sororidad implícita sobre todo ante el movimiento, todavía existe cierto temor ante la autodenominación como “feministas”, pues el concepto, en algunos casos, significa “confrontación al sistema”, más que un símbolo de identidad. Esto llevó al grupo a varias propuestas, entre ellas, resignificar el lenguaje, tener más claridad en la importancia de usar las palabras correctamente y también tener una persona sensibilizada y especializada en el tema a quien acudir para información confiable que las ayude a contrarrestar la ignorancia y agresiones que reciben o que ven que ocurren con sus compañeros y compañeras.

También se comentó que una de las acciones que pueden realizar en el día a día es el reconocimiento de otras mujeres en ámbitos profesionales y alejarnos de los reconocimientos solamente físicos o relacionados a la apariencia o a los prejuicios que nos alejan del objetivo fundamental del feminismo.  Enfocarnos también en la inteligencia, el liderazgo, la personalidad, el esfuerzo, los logros personales, profesionales, etc. Esto se resumió como alinear lo personal con lo profesional, en donde pequeñas acciones van sumando a un objetivo más grande.

Finalmente, es importante resaltar que no existe una definición de “éxito” en el camino hacia la igualdad, hay que reconocer las pequeñas victorias que muchas veces empiezan en nuestro círculo más cercano. Un buen inicio es el resignificado del lenguaje, la creación de nuevos hábitos, pequeñas acciones diarias que cambian en hombres y mujeres, y avanzar hacia favorecer las denuncias cuando exista violencia de género, la implementación de protocolos con perspectiva de igualdad y propiciar una cultura organizacional distinta.

Te invitamos a inscribirte en nuestro “Programa Gratuito de Feminismo para Principiantes”

El programa consiste en una sesión mensual virtual en la que discutiremos de forma ordenada algunos videos y lecturas que recibirás de forma previa. El programa durará 6 meses e incluirá temas tales como conceptos básicos del feminismo, detección y prevención de micromachismos, protocolos de prevención de violencia de género, modelos de atención a denuncias de desigualdad, entre otros temas.


Abordaremos estos temas a través de una perspectiva académica, dotándote de documentos, publicaciones y videos de fuentes confiables y que puedan servir de referencia para usar dentro de los entornos laborales.


Puedes inscribirte en esta liga


0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *